El Banco Central suele intervenir cuando ve desvíos muy significativos en el tipo de cambio.

Lo cierto es que ahora la escalada había sido relevante.

La suba del tipo de cambio impacta en los precios, en menor medida que cuando no había tipo de cambio flexible ni un Banco Central con Inflation Targeting (sistema de meta de inflación), pero incide.

Y, como se observó en enero y proyectamos en febrero, los registros de inflación no están acordes con la meta del Banco Central.

Frente a la intención de la autoridad monetaria de establecer un techo y en vistas del significativo poder de fuego que tiene, es de esperar para el tipo de cambio una mayor estabilidad a la que se observó en los primeros meses del año.

*Economista jefe de Elypsis