Después de un año de un estricto control de agregados, la política de flexibilización adoptada en septiembre llevó a una suba de la Base Monetaria (BM) en casi un 19% en menos de dos meses, explicó un informe de Delphos Investment.

Como porcentaje del PBI, el peso de la BM su peso creció a 7,2%, pero se mantiene casi 2 puntos porcentuales por debajo del promedio obtenido en el periodo 2011-2015, cuando la expansión se debía casi exclusivamente al financiamiento del sector público.
 
"Por ahora sabemos que la máquina de expansión de pesos comenzó a operar, en un momento que la demanda de dinero estacional lo permite. La duda a despejar en las próximas semanas es el accionar de las nuevas autoridades del BCRA para 'administrar' dicha expansión de manera que no se traduzca en un rebrote inflacionario y expansión de la brecha cambiaria", consideró Delphos.

La consultora especializada planteó que una de las grandes preocupaciones radica en cómo se moverá la política monetaria de cara a los próximos meses, en un contexto donde se decidió abrir la canilla de la emisión monetaria.

Básicamente son cuatro las potenciales canillas que podrían hacer rebalsar el vaso:

1 - La canilla para afrontar el déficit fiscal.
2 - La que implica la compra de dólares por parte del BCRA.
3 - La canilla de pesos para afrontar los vencimientos de deuda en esta moneda.
4 - La referida a la “eliminación” de las Leliqs.