Comenzada la jornada, y aún antes de que se iniciara la rueda cambiaria, las principales compañías de la alimentación y de artículos de limpieza, que dominan el mercado local, ya habían tomado su decisión comercial. Ayer, le respondieron al sector supermercadista (en todos sus segmentos) que no vendían productos ante la brusca devaluación, al tiempo que otras empresas ya avisaron que desde el lunes habrá aumentos de precios de hasta el 15 por ciento.

De acuerdo con varias consultas formuladas por este medio, Molinos, Arcor, Aceitera General Deheza (AGD) y Unilever, cuatro gigantes de la industria, comunicaron que las ventas a los comercios iban a estar suspendidas todo el día, como anticipó BAE Negocios en su edición de ayer. Como la mayoría de las firmas cree que los valores de sus productos están hoy dolarizados entre los 22 y 28 pesos, el panorama luce desalentador y prueba de ello, es que empresas como Papelera del Plata anunció que aplicará incrementos de entre 12 a 15 por ciento. El promedio de las subas será de entre 7 y 8 por ciento.

Fuentes de la industria y las principales cadenas de supermercados no sabían anoche en qué momento se normalizarán las entregas de mercadería, aunque algo es seguro: "Si los proveedores advierten que están trabajando con precios equivalentes a un dólar de 28 pesos como máximo, vamos a tener remarcaciones por muchísimo tiempo", señalaron desde el retail. "No son sólo alimentos. Los fabricantes de bolsas no están cotizando ni entregando productos", explicaron en una cadena.