Analistas económicos esperan que en marzo y abril la inflación se ubique entre 1,7% y 2% mensual, con lo que el alza de precios en los primeros cuatro  meses del año acumularía 8%.

Así, consumiría más de la mitad de la pauta anual del 15% en  apenas un cuatrimestre, por lo que fuentes cercanas a la Casa  Rosada ya empiezan a admitir que el índice de precios cerraría  el año más cerca del 20%.

Es que para cumplir la controversial meta oficial se  necesitaría una inflación mensual promedio del 0,8% en los  restantes ocho meses del año, un objetivo muy exigente si se  tienen en cuenta el impacto de las paritarias, el alza del dólar  y los aumentos pendientes en tarifas de servicios públicos, como  AYSA, que subirá 26% en mayo.

El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que  elabora el Banco Central, arroja que las consultoras privadas  esperan una tasa de inflación mensual para marzo de 1,7% y de  1,9% para abril.

Elypsis estimó que los precios tendrán en marzo un alza  cercana al 2% por la “persistencia de la inflación núcleo, una  aceleración en productos estacionales y el incremento de otros  como Educación, por el inicio de clases y aumentos en tarifas de  taxis del 17,7%”.

Para ECO/GO, la inflación se ubicará en marzo en el 1,8%, por  el impacto del rubro educación, el de taxis, y el “traslado  gradual a precios de la suba del dólar y los efectos de segunda  ronda de los aumentos tarifarios”.

La consultora recordó que en abril se aplicarán nuevos  ajustes en las tarifas de transporte, agua y gas, y consideró  que en ese mes “la inflación probablemente se acelere de vuelta  hacia la zona de 2%, dejando en ese caso una inflación acumulada  arriba del 8% hasta abril, y pronosticó una inflación anual de  20,8% para diciembre. 

Según el INDEC, la inflación acumulada de los dos primeros  meses del año llegó al 4,2%.

Algunas fuentes oficiales admiten que fue casi el doble de lo  que se esperaba cuando a fines del 2017 se anunció el polémico  cambio de metas de inflación que, según sostienen en el siempre  bien informado circuito financiero, fue resistido casi hasta  último momento por el jefe del Banco Central, Federico  Sturzenegger.