Tras la cautela en la intervención oficial de ayer, los analistas de mercado esperan que la presión a la baja sobre el tipo de cambio de mantenga en los próximos días, aunque aclaran que su continuidad dependerá de que no se revierta el buen clima externo. El BCRA ayer compró divisas luego de que el dólar rompiera el piso de la banda, pero el tipo de cambio volvió a caer. Los especialistas plantean que, pese a tener margen para intervenir con mayor fuerza, la autoridad monetaria no se mostró aguerrida para sostener el precio de la divisa.

En el mercado creen que la compra de u$s20 millones de ayer fue un test, que demostró que Guido Sandleris no se desvivirá por apuntalar la cotización de la divisa ante la inestabilidad del contexto local e internacional. Es que el Central decidió comprar menos de la mitad de los u$s50 millones diarios que tiene como límite, junto al tope del 2% de la meta mensual de base monetaria. "Margen para comprar sigue teniendo porque podría acumular hasta $27.000 millones de expansión de la base en el mes y ayer expandió $746 millones", explicó el director de la Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez.

Especialistas creen que las expectativas de depreciación del peso se están reduciendo

El economista resaltó que se trata de "una capacidad de fuego pero limitada" y que eso contribuye a una perspectiva de presión bajista sobre el tipo de cambio, que hace más probable que el dólar perfore de forma persistente el piso de la banda. "No sólo que la capacidad de fuego está limitada sino que todos sabemos que está limitada, con lo que también juegan las expectativas. Entonces, junto con la probabilidad de perforación, aumentó también la persistencia esperada ante cualquier perforación", explicó. Y agregó: "Ayer pese a que intervino el Central, el dólar nunca rebotó: esto habla de que las expectativas de depreciación del peso se están reduciendo".

Por lo pronto, hoy comenzará la rueda con el tipo de cambio fuera de la zona de no intervención. Pero, aunque los analistas coinciden en que la tendencia podría sostenerse durante los próximos días, muchos advierten que el tablero podría volver a sacudirse en cualquier momento. "El contexto internacional hoy es positivo, veremos cuánto pueda durar acá", sintetizó Christian Buteler en diálogo con BAE Negocios.

En esa línea, Juan Ignacio Paolicchi de Eco Go, señaló: "Hay un envión regional, porque todas las monedas emergentes se están apreciando ante la relajación de la aversión al riesgo global. Mientras esto dure, el mercado puede seguir presionando a la baja del dólar". Pero ante las tensiones comerciales aún irresueltas entre EE.UU. y China, y las perspectivas de desaceleración del crecimiento mundial el cuadro podría alterarse.

Por eso, Paolicchi reclamó prudencia a la hora de bajar la tasa, que si bien descendió un punto en la última semana, se mantiene en un elevado 58,46%, que aplasta la economía real. "Hay que ser graduales para no cometer errores por unos días de bonanza financiera. No hay que apresurarse ante señales que no son claras. Si el clima se revierte y uno aceleró la baja puede generar una sobre reacción que juegue en contra en un contexto de salida de capitales. Creo que hoy no hay un aumento genuino en la demanda de pesos, sino empresas y familias que venden dólares por la restricción de liquidez, y por eso, en parte, el dólar cae debajo de la banda", consideró.