Antes del traspaso de mando, el Gobierno deberá cancelar deuda por 580 millones de dólares y otros 320 millones de pesos.

El viernes pasado pagó US$400 millones correspondientes a un vencimiento de Letras del Tesoro (Letes) y $13.000 millones por otro de Letras de Capitalización (Lecap). Ambas habían sido emitidas en abril y forman parte del grupo de títulos reperfilados en agosto por el Ministerio de Hacienda.

El cronograma hasta la asunción de Alberto Fernández indica que el 28 de noviembre vencen Lecaps por $320 millones y un día después una Lete por US$150 millones.

Posteriormente, el 3 de diciembre, el Tesoro deberá hacer frente a un pago de Letras atadas al dólar (LELINK) por US$258,9 millones y al día siguiente tendrá que cancelar otro título similar por US$172,5 millones.

En tanto, a tan sólo dos días de su asunción, el 12 de diciembre, Alberto Fernández deberá afrontar el pago de un vencimiento de Lecap por $313,8 millones y el 20 de diciembre tendrá que cancelar Letes por US$150 millones. Con esto quedará cerrado el calendario de letras de este año pero todavía le quedarán al nuevo gobierno más amortizaciones de deuda en dólares.

El 28 de diciembre está previsto el pago de la renta del bono centenario por unos US$177 millones; el 30 el de los cupones de los Bonar 22, 25 y 27, que suman alrededor de US$35 millones más, mientras que en el último día del año cae la amortización de los intereses del Par y el Discount, por otro US$256 millones.

Si bien las reservas sobran para hacer frente a todos estos compromisos de acá a fin de año, los rendimientos de las letras en el mercado secundario revelar el temor de los inversores a un "rereperfilamiento" por parte de la nueva administración. Así, mientras la tasa de las Lecap que vencen el 28 de noviembre se ubica cerca del 40%, llega al 100% para sus pares que expiran el 12 de diciembre.