Después de expandir de forma ininterrumpida durante las últimas ocho licitaciones de Leliq y a horas del vencimiento de más de $68.000 millones de Lebac, que marcarán la despedida del instrumento, el Banco Central volvió a aspirar pesos.

La autoridad monetaria absorbió ayer $19.646 millones mediante la colocación de letras de liquidez a 9 días, con tasa promedio de 59,44% y un rendimiento máximo adjudicado que rozó el 60 por ciento.

Es que, después de la fuerte expansión vía Leliq de las primeras semanas de diciembre y los pesos que quedarán en la calle cuando hoy se cancele el stock remanente de Lebac, al BCRA ya no le quedará más margen para ampliar la base monetaria si quiere cumplir con el compromiso asumido a principio de mes. Incluso, en el mercado señalan que después del vencimiento de hoy, tampoco le alcanzará con no expandir más.

De acuerdo a la meta que se planteó el Central, el promedio acumulado de la base monetaria debería ubicarse a fines de diciembre en $1.335.000 millones (o incluso por debajo), ya que se comprometió a sobrecumplir el objetivo original acordado con el Fondo Monetaria Internacional en, al menos, $16.000 millones.

La expectativa del mercado de un BCRA "más duro" mantuvo equilibrado al dólar ayer, que cerró a $38,26 en la plaza mayorista y a un promedio de $39,18 en las pizarras.