El gobierno nacional aprobó ayer el Modelo de Contrato de Préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo ( BID), a través del cual se compromete a asistir financieramente a la Argentina a fin de cooperar en la ejecución del Programa de Apoyo a la Equidad y Efectividad del Sistema de Protección Social, por US$600 millones.

Lo hizo a través del decreto 743/2019 publicado en el Boletín Oficial que precisó que el objetivo general del programa es contribuir a la sostenibilidad y a la mejora de la efectividad de planes de protección social en Argentina.

Se trata de otro de los créditos acordados con organismos multilaterales en el marco del préstamo stand-by firmado con el FMI por US$56.000 millones.

Durante los últimos meses, se aceleraron los giros provenientes tanto del BID como de la CAF y el Banco Mundial, por lo general mediante programas de asistencia social o de mejora en la infraestructura de las provincias y municipios.

Sin ir más lejos, el 24 de octubre se habían avalado los contratos por US$75 millones de la CAF para ferrocarriles; del Banco Interamericano de Desarrollo ( BID) por US$40 millones para eficiencia en el gasto público; y del Deutsche Bank por 67,45 millones de euros, para salud. Un día antes, se había hecho lo mismo por US$300 millones de un crédito del BID para el Programa Federal de Infraestructura Regional de Transporte.

Las finalidades específicas de esta política son asegurar la sostenibilidad de programas de transferencias dirigidos a población vulnerable, en el marco de las metas acordadas por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional ( FMI).

También promover la progresión y continuidad educativa, así como la formación laboral integral de la población que recibe estas transferencias; mejorar la eficiencia distributiva de los subsidios a servicios públicos de transporte; y perfeccionar la eficiencia de los programas de protección social a través de una mejora en la gestión de la información que se genera a partir de su implementación.

Para la ejecución del programa se desarrollará la empleabilidad de beneficiarios de los programas de protección social, a través del apoyo al ingreso con contraprestación en inversión y en formación de capital humano.

Asimismo la continuidad educativa de jóvenes de familias vulnerables; y la accesibilidad al transporte público, a través del subsidio a la tarifa de transporte público focalizado en poblaciones vulnerables y de la gestión de la información del sistema de transporte público.