El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra activaron un acuerdo de intercambio de divisas para proporcionar euros a los bancos británicos en caso de que los necesiten semanas antes de que se cumpla el plazo para que el Reino Unido salga de la Unión Europea.

El BCE informó hoy de que el Banco de Inglaterra ofrecerá prestar euros a los bancos del Reino Unido semanalmente y el Banco de Inglaterra obtendrá euros del BCE a cambio de libras esterlinas, consignó un despacho de la agencia EFE. Asimismo, el Eurosistema -formado por el BCE y los bancos centrales nacionales de la zona del euro- está preparado para prestar libras a los bancos de la Eurozona, si fuera necesario.

La activación de este acuerdo de intercambio de divisas, ya existente, "marca un paso prudente y de precaución por parte del Banco de Inglaterra para proporcionar flexibilidad adicional en su provisión de liquidez" y apoya el funcionamiento de los mercados que prestan a los hogares y empresas.

La línea "swap", o permuta de divisas, entre el BCE y el Banco de Inglaterra es parte de una serie de acuerdos ya existentes con otros cuatro bancos centrales: el Banco de Canadá, el Banco de Japón, la Reserva Federal de EEUU (Fed) y el Banco Nacional Suizo (SNB). Estos intercambios de divisas fueron acordados en octubre de 2013 y sustituyeron una serie de acuerdos temporales.

Tras el estallido de la crisis financiera el BCE estableció intercambios de divisas con estos bancos centrales para proporcionar suficiente liquidez a los bancos y contribuir a la estabilidad financiera.