Mientras las posibilidades de un acuerdo comercial quedaron postergadas para el 2018, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, consideró que una asociación entre el Mercosur y la Unión Europea es importante por la posibilidad de inversiones para la Argentina.

Incluso, en una singular lectura, puso por encima a las potenciales inversiones por sobre los beneficios derivados del comercio. Desestimó que haya un peligro por una posible apertura comercial, ya que las negociaciones abarca el 90% del universo arancelario del intercambio birregional.

"La negociación está bien, es compleja porque es del Mercosur con la UE y nos tenemos que poner de acuerdo los socios; Argentina es quien lidera la iniciativa de apurar un acuerdo con la Unión Europea. Espero que se cierre el acuerdo antes de fin de año", dijo Cabrera al participar esta mañana en una jornada organizada por la consultora Abeceb.

Aunque el Gobierno quiere un resultado en este mes, funcionarios brasileños y europeos creen que, por el capítulo comercial, se podrá avanzar en el primer semestre de 2018,

El acuerdo de asociación consta de un capítulo político y uno de cooperación -ya prácticamente cerrados-, y el comercial, en el que la apertura del intercambio agrícola e industrial concentró las mayores dificultades de avance.