En una reunión ampliada de la Organización de Países Exportadores de Petróleo ( OPEP), Arabia Saudita y Rusia alcanzaron hoy un acuerdo para reducir en 10 millones de barriles la producción diaria de crudo durante mayo y junio para intentar, así, contener el derrumbe del precio del crudo ante la caída en la demanda global que generó la expansión del coronavirus.

Del encuentro, que se realizó por videoconferencia, participó el ministro de Desarrollo Productivo argententino, Matías Kulfas.

El acuerdo alcanzado era el recorte mínimo que esperaba el mercado. Por eso, en la reacción de la cotización del oro negro en las pantallas no fue positiva rebote sobre el cierre de la rueda de hoy: el petróleo estadounidense WTI cayó 9% a USD22,76 y el Brent europeo, 3,5% a USD32,84. Habrá que ver qué ocurre en los próximos días.

Según informó la agencia rusa Tass, el recorte de 10 millones de barriles regirá durante mayo y junio. Luego, será de 8 millones hasta fin de año y de 6 millones hasta abril de 2021.

El acuerdo fue alcanzado luego de que Arabia Saudita y Rusia superaran sus diferencias recientes. Las dos potencias petroleras habían iniciado una guerra de precios semanas atrás ante el desacuerdo sobre cómo resolver la crisis sectorial.

Con todo, estos países reclaman que Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido también se sumen a sus esfuerzos y recorten su producción.

La OPEP, tras la salida Ecuador este año, está integrada por trece países, liderados por Arabia Saudita, que concentran más de un tercio de la producción mundial de crudo. En 2016, este grupo forjó una alianza con otros diez estados, entre los que se destaca Rusia, y dio lugar a lo que se conoce como la OPEP+.

La participación de Kulfas es la primera de un funcionario argentino. En pleno auge de las expectativas por Vaca Muerte, durante la gestión de Mauricio Macri, el país había sido invitado al grupo pero Cambiemos desistió de hacerlo.