Con un valor de mercado total que excede los u$s700.000 millones por primera vez en diez años, el grupo de mercados frontera, entre los que se encuentra Argentina, ha comenzado a superar a las acciones de mercados emergentes después de tres años de menor desempeño, según informó la agencia Bloomberg.

Eso se debe a la ola de reformas que ha cruzado a las economías en desarrollo más pequeñas, como los cambios de Argentina a su ineficiente sistema tributario, el impulso a las privatizaciones en Vietnam o la liberación cambiaria desde Nigeria a Marruecos. Los cambios están animando a los inversores a pagar un mayor precio por las acciones de esos países, en lo que los amantes de la jerga financiera llaman "re-rating", o recalificación.

"La gente está volviendo a los mercados frontera con bastante entusiasmo", afirma Tony Hann, jefe de renta variable en Blackfriars Asset Management Ltd. en Londres. "El fortalecimiento de los precios del petróleo sería también un tema general, pero también hay elementos particulares como las reformas cambiarias que están impulsando mercados específicos".

Contrario a Paquistán, que se convirtió en la cola del león cuando fue ascendido el año pasado a mercado emergente por MSCI, el fracaso de Argentina de lograr un alza en su categoría ha jugado a su favor. Este mercado de u$s125.000 millones representa un 23 por ciento del indicador de los mercados frontera, la mayor ponderación: el índice de referencia Merval ha subido 56 por ciento desde el rechazo de MSCI en junio, a medida que el Gobierno fue implementando reformas.