Con el apoyo de los 35 países que lo componen, el ingreso de la Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ya está asegurado, aunque los plazos de concreción no se terminaron de definir.

Fuentes gubernamentales señalaron a BAE Negocios que "los 35 votos (que se necesitan) ya están, hasta lo deslizó a funcionarios José Ángel Gurría, el secretario general de la OCDE. El único obstáculo para que el ingreso al organismo se materialice rápido es que acá empiezan a tallar las movidas geopolíticas".

En esta dirección, Gurría -que estará presente la próxima semana en Buenos Aires con motivo de la cumbre del G-20- está lidiando con el "lobby" de otras naciones que también buscan el acceso a la OCDE. Y existe un dato no menor: el ingreso formal no se da de manera particular a una nación, sino en grupos de países que acceden al mismo tiempo, explicaron las fuentes consultadas por este medio.

Precisamente, este punto es el que genera las mayores fricciones porque "todos los miembros de la OCDE aceptan a la Argentina pero por ejemplo, quieren que junto a la Argentina entren otros países, y allí surgen las diferencias entre los actuales miembros. Por eso, si bien no creemos que va a tardar muchísimo, tampoco será rápido".

Un elemento de análisis ya conocido es que entre los requisitos que impone la OCDE para ser miembro, está la eliminación de barreras comerciales para ir hacia una mayor liberalización del comercio. Este debate ya arrancó en Latinoamérica y provoca rispideces con los sectores productivos locales, que ven al organismo como un enemigo, por considerarlo aliado a los importadores.

La OCDE envió recientemente una misión de expertos a la Argentina para relevar la situación del Gobierno Digital en el país, con el objetivo de hacer un informe con recomendaciones para el Ejecutivo.