A menos de 20 días para el comienzo de clases, las familias empiezan a hacer cuentas para saber cuánto saldrá armar la mochila, que cada vez parece estar más pesada. Según un relevamiento hecho por BAE Negocios en comercios minoristas de Capital Federal y el conurbano bonaerense, el costo oscilará entre los 1.600 y los 2.000 pesos, 25 por ciento más que el año pasado.

El cálculo incluye la mochila, la cartuchera y 17 productos de la canasta escolar. A esto hay que sumarle otros gastos como el guardapolvo o el uniforme, el calzado especial y los manuales y libros escolares, por lo que el costo general de la vuelta a clase, en algunos casos, podría hasta duplicarse.

Tomando precios promedio de primeras marcas, una mochila para jardín de infantes cuesta entre 600 y 800 pesos; una de carrito, que se utiliza especialmente en la primaria, está entre 1.200 y 1.500 pesos; y para los niveles superiores, entre 800 y 1.000 pesos. En cuanto a las cartucheras, una de lata cuesta entre 150 y 200 pesos; una de cierre común, entre 150 y 250 pesos; y una cuadrada con cierre de un piso, entre 250 y 350 pesos.

Entre los útiles para los más chicos, el cuaderno de 98 hojas rayadas o lisas con tapa dura cuesta entre 120 y 140 pesos; la caja de lápices de madera de colores por 12 unidades, entre 75 y 90 pesos; la de fibras de colores, por 12, entre 75 y 85 pesos; la de crayones cortos por 12, 28 pesos; el lápiz grafito, 15 pesos; la goma para lápiz, 8 pesos; el adhesivo vinílico chico, 30 pesos; el sacapuntas de plástico, 22 pesos; la tijera de plástico y metal, 28 pesos; la plancha de etiquetas por 24 unidades, 32 pesos y el papel glacé por 10 unidades, 5,5 pesos.

Para los más grandes, la carpeta con estampado, entre 100 y 130 pesos; las resmas con 480 hojas rayadas o cuadriculadas, entre 390 y 400 pesos; el cuaderno espiral tipo universitario de 80 hojas rayadas o cuadriculadas tapa dura, entre 90 y 110 pesos; el bolígrafo, entre 9 y 11 pesos; el corrector líquido blanco, 30 pesos; el set de geometría (regla, escuadra y transportador), 34 pesos; el compás de metal, 30 pesos; los folios chicos por 10 unidades, 16 pesos y los separadores, por 10 unidades, entre 25 y 30 pesos.

Según explicaron a este medio los propios comerciantes, los productos llegaron a los locales un 25 por ciento más caros que en 2017, en promedio, aunque aclararon que los mayores incrementos se dieron en los cuadernos, los lápices de madera de colores y las resmas de hojas, que en algunos casos llegaron con aumentos de hasta el 50 por ciento.