A la espera de la oferta europea que se produciría entre mañana y el jueves, el sector automotriz argentino y brasileño mantuvieron ayer un encuentro, en Bruselas, para diseñar un plan común, en el que defenderán un plazo de desgravación a 15 años y que no más del 40% de las autopartes compradas por la UE provengan de terceros mercados, como Europa del Este o el Sudeste Asiático.

Por la Argentina, estuvieron presentes las cámaras Adefa (fabricantes); y AFAC (autopartes), que se vieron las caras con sus contrapartes brasileñas, Anfavea y Sindipecas, afirmaron a BAE Negocios fuentes del Mercosur. "Queremos que el pedido del Mercosur sea una desgravación de 15 años, con 7 u 8 años de carencia. El Gobierno plantea desgravar desde el principio", señalaron.

Asimismo, las entidades de la Argentina y Brasil pretenden "un requisito de que la UE no importe más del 40 por ciento de otros mercados" y "una cláusula de salvaguarda para proteger al Mercosur, y que no se provea todo desde Europa".