El Banco Central fijó ayer en 26,75% la tasa de Lebac más corta, a 28 días, con lo que convalidó el rendimiento que registraba el mercado secundario, en una licitación con un efecto monetario neto de unos 95.000 millones de pesos, un 60 por ciento más que en la subasta del 16 de enero.

"La implementación de la política monetaria parece más consistente con las expectativas de inflación que con la meta", analizó el economista Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma.

La autoridad monetaria informó que las propuestas alcanzaron un nivel de 417.460 millones de pesos, tras lo que adjudicó 411.011 millones, lo que implicó una renovación parcial del vencimiento que ascendía a 492.878 millones. De este modo, la disminución en el stock en circulación fue de 81.867 millones de pesos.

Fuentes del Banco Central mencionaron que gran parte de la expansión retornará en los próximos días vía Lebac en el mercado secundario, Pases y, en especial, Leliq (en la licitación de enero, todo lo expandido se absorbió en los dos días siguientes). Otra parte de la expansión será aplicada a encajes, por lo que, consideraron, tampoco tendrá efecto monetario. Hoy la Base Monetaria se redujo 14.000 millones de pesos, hasta 971.000 millones.

Tasas alineadas

Para Matías Carugati, economista Jefe de Management & Fit, con la licitación de ayer, todos los instrumentos -Pases, Leliq y Lebac- están más alineados. Y en relación con el efecto expansivo, explicó que es porque "las compañías aseguradoras siguen desarmando posiciones tras el cambio regulatorio".

Soledad Tortarolo, del departamento de Research de Allaria, mencionó que el nivel de tasa de la licitación queda dentro del corredor de pases a siete días, actualmente en 26,50%-28,00%. "Creemos que el Gobierno es consciente del cambio de escenario en los mercados internacionales. Y busca reducir el endeudamiento externo y aumentar el endeudamiento interno del Tesoro Nacional", interpretó.

"El mercado pasó factura. Se esperaba que la tasa corte en línea con el mercado secundario y eso implicaba una baja de tasa en torno a 50 puntos básicos respecto de la última licitación primaria. Desde entonces, se corrió el arco de las expectativas de inflación -se espera más de 2% en febrero-, por lo que aflojó algo la demanda de carry trade, quizás en un contexto de requerimientos de encajes", evaluó Federico Furiase, de consultora Eco/Go.

A rollear, mi amor

Para Furiase, la tasa de corte le va a permitir al Central esterilizar por Leliq, Pases pasivos y mercado secundario de Lebac, "sin problemas". Y agregó que, seguramente la curva de rendimientos seguirá con pendiente negativa y tasas forwards no tan atractivas, dado los problemas para desinflacionar que tiene la autoridad monetaria. "Las señales para el inversor siguen siendo en el sentido de rollear en el tramo corto de las Lebac hasta que el Banco Central encuentre espacio desde el lado de la inflación, una vez pasado el efecto tarifas para retomar el ciclo de baja de tasas", completó.