El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, designó a dos nuevos directores, tras la salida reciente del mendocino Enrique Vaquié, el ex Galicia Luis Ribaya y el ex BCRA Alejandro Henke. El titular del BNA nombró a la contadora Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo, y al economista cordobés Diego Dequino, que a partir de ahora tendrán una silla en la entidad financiera más importante del país.

Así quedó establecido mediante los decretos 1004 y 1005 publicados ayer en el boletín oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri y el ministro de Finanzas, Luis Caputo.

En el caso de Mariana Triaca, había ingresado al banco hace dos años de la mano de Henke, que la había nombrado como su asesora. Se trata de un hombre de estrechos vínculos con el titular de la cartera de Trabajo y toda su familia, por lo que le designación de Mariana le permite al ministro mantener un aliado dentro de la entidad.

En cuanto a Dequino, se desempeñó como secretario de Economía y Finanzas de la Municipalidad de Córdoba durante la primera gestión de Ramón Mestre y era hasta ahora director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio local, uno de los tres think tanks de la provincia, junto con el Iaraf y el Ieral de la Fundación Mediterránea.

De vice, quedó el ex titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, que reemplazó a Vaquié luego de que el mendocino se enfrentara con González Fraga por la transferencia al Tesoro de 20.000 millones de pesos de las ganancias del Nación que figura en el Presupuesto 2018.

El resto del directorio está conformado por Miguel Ángel Arce, un hombre del presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, el ex ministro de José Manuel de la Sota y cercano a Arcor, Jorge Lawson y el empresario de maquinaria agrícola Carlos Castellani, que llegó por ser amigo de Macri.

Los otros cuatro son Agustín Pesce, Ercilia Nofal, Adrián Giacchino y Alicia Caballero. Esta última se había desempeñado como diputada y directora del Banco Ciudad cuando la entidad porteña era presidida por el actual ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Lo cierto es que las designaciones de ayer vienen a completar el cambio de piezas que implicó la salida de Henke, Ribaya y Vaquié del BNA.

Ribaya había llegado al banco de la mano de Carlos Melconían pero en el último tiempo había quedado algo solo en el juego de poder al interior. Tampoco sumaban sus nexos con el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Por el contrario, Henke sigue manteniendo excelentes relaciones con los funcionarios de Cambiemos y está por definir su desembarco entre dos áreas del Gobierno.

Mientras tanto, Jorge Triaca debió ensayar una defensa del nombramiento de su hermana, aunque algunas fuentes señalaron que el ministro estaba en contra de que Mariana ingresara al BNA, más allá de su experiencia en el rubro.

"Yo no he hecho ningún aporte para que él tome esa decisión", se desentendió el funcionario. "Es una militante de Cambiemos de hace mucho tiempo, y es una profesional que viene desarrollando esta tarea hace dos años", argumentó.

Por su parte, el jefe de gabinete Marcos Peña también intentó defender la designación ente empresarios en el almuerzo del CICYP. "No es lo mismo que el acceso a la carrera pública o lo que se podría haber discutido en otro momento sobre políticos que meten dentro de la planta estatal a parientes por un tema de privilegios o de tema de vínculo político", sostuvo.