El Bank of New York Mellon compró bonos argentinos denominados en pesos en los últimos meses porque apuesta a que el banco central del país estabilizará la moneda para ayudar a controlar la inflación, de acuerdo con Federico García Zamora, jefe de deuda de mercados emergentes. "Eso para nosotros significa que Argentina es muy atractiva porque está pagando tasas nominales y reales muy altas", dijo García Zamora, quien supervisa más de u$s5.000 millones en activos.

"Desde que asumió el cargo en diciembre de 2015, el presidente Mauricio Macri ha tenido problemas para reducir una inflación del 25 por ciento y un déficit fiscal general de alrededor del 6 por ciento del PIB. El gobierno hasta ahora ha permitido que el peso se debilite en un intento por ayudar a los exportadores. La moneda local ha perdido un 25 por ciento de su valor frente al dólar en el último año", afirmó García Zamora pero "cree que dejará de depreciarse". El especialista asimismo ponderó a los títulos públicos mexicanos.