Ni la colocación de letras del Tesoro al Banco Central por US$1.326 millones, suficientes para cubrir todos los vencimientos de deuda en esa moneda en enero, ni los pagos de los cupones que vencían en diciembre pudieron frenar el derrape de los bonos en dólares ayer y evitar que el riesgo país se disparara a 1.806 puntos.

Las principales emisiones en divisa estadounidense arrancaron 2020 con bajas de hasta casi 8%, en línea con el cierre de 2019. El rally navideño que había desatado la promulgación de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, tras el entusiasmo que generó el paquete fiscal y una eventual mejora en la capacidad de pago del Estado, parece haber quedado atrás y ahora las miradas de los inversores vuelven a posarse en la renegociación de la deuda, a la espera de avances.

Entre los títulos que cotizan en Wall Street, el Par ley argentina se llevó la peor parte, con una caída de 7,9%. Por detrás se encolumnaron el Bonar 2020, con un desplome de 6,6%; el Discount, con un recorte de 5,8%; y el Bonar 2024, que terminó 5,7% abajo. En la plaza porteña, las bajas llegaron a 4,3 por ciento.

Según señala el economista Gustavo Ber, luego del rebote navideño, "los activos domésticos se inclinan hacia un tono más cauteloso, toda vez que los operadores esperan ansiosamente avances en el complejo proceso de reestructuración de deuda, el cual se deberá encarar contrarreloj".

Por la mala performance de los bonos, el riesgo país trepó 2%, hasta 1.806 puntos. De esta forma cortó su racha bajista, que lo había llegado a ubicar a principio de la semana por debajo de las 1.800 unidades.

Las acciones locales tampoco tuvieron un buen comienzo de año: el S&P Merval perdió 1,35%. La más castigada fue Edenor, que cedió 5,19%.

"Luego de un año con caídas estrepitosas en el precio de los activos locales, quedando estos muy lejos de sus máximos, si las políticas que lleve a cabo el gobierno generan confianza en los inversores y activan el aparato productivo nacional al igual que el poder de compra de la sociedad, es de esperar que la renta variable tienda a tener una buena performance en el tiempo futuro", afirmó Joaquín Candia, analista de Rava.