El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de Brasil redujo ayer por undécima vez consecutiva su tasa de interés referencial, Selic, a un 6,75%, un nuevo mínimo histórico que podría cerrar un ciclo de recortes que se inició a fines de 2016.

En su primera reunión del año, el Copom recortó la tasa Selic en 0,25 puntos porcentuales, una decisión esperada por el mercado. Es un momento adecuado para la "interrupción del proceso de flexibilización monetaria", dijo el Copom en una nota, aunque advirtió que esa visión puede ser alterada "en caso de que haya cambios en la evolución del escenario básico y del balance de riesgos".

"Para la próxima reunión, en caso de que el escenario básico evolucione conforme lo esperado, el Comité ve, en este momento, que lo más adecuado es la interrupción del proceso de flexibilización monetaria", agregó.

El nuevo nivel de la Selic es el más bajo desde el inicio de la serie histórica del Banco Central, en 1986. Después del corte anunciado, la Selic debe mantenerse estable hasta comienzos de 2019, según los economistas del sector privado consultados semanalmente por el emisor brasileño.

El actual ciclo de alivio monetario comenzó en octubre de 2016 y redujo las tasas casi a la mitad desde el máximo en una década del 14,25 % anual al que llegó en julio de 2015.

La baja en los últimos meses se ha producido en un escenario de descenso sostenible de la inflación, la cual cerró 2017 en su menor nivel en 19 años.

"El Comité juzga que el escenario básico para la inflación ha evolucionado en buena medida conforme a lo esperado. El comportamiento de la inflación permanece favorable (...)", señaló el organismo en su comunicado.