Brasil redujo los costos de endeudamiento en 75 puntos básicos, desacelerando el ritmo de la relajación monetaria a medida que la inflación toca fondo y la economía se acerca a su crecimiento más rápido en cinco años.

El directorio del banco, encabezado por su presidente, Ilan Goldfajn, redujo la tasa de referencia Selic a 7,5 por ciento el miércoles después de cuatro reducciones consecutivas de un punto porcentual entero, tal y como lo previeron los 33 analistas encuestados por Bloomberg. El banco ha reducido los costos de endeudamiento en 675 puntos básicos en el último año y llevó a la tasa de referencia al mínimo desde mayo de 2013. En lo que va del año ya aplicó siete recortes en la tasa. La decisión indica que la autoridad monetaria de Brasil está adoptando un enfoque prudente a raíz de su ciclo de flexibilización más agresivo en una década. Dado que se espera que la inflación se acelere hasta alcanzar el objetivo oficial y que repunte el crecimiento económico, el banco central indicó en minutas de su anterior reunión de política monetaria que una “reducción moderada” al ritmo de los recortes de tarifas estaba en los planes.

“El banco central está más cauteloso, en modo de sintonización, ya que todavía no tiene toda la información sobre 2018”, dijo a Bloomberg Roberto Padovani, economista jefe de Banco Votorantim SA, antes del anuncio de la tasa. “El banco central ahora está muy cerca de la tasa neutral, y nadie sabe cuán potentes serán los últimos recortes de tasas”, agregó.

La inflación anual de Brasil, según medida por el índice IPCA, se aceleró a 2,54 por ciento en septiembre, y Goldfajn dijo que alcanzará gradualmente el objetivo oficial de 4,50 por ciento. Mientras tanto, los analistas esperan que la economía crezca 2,5 por ciento el próximo año, el ritmo más rápido desde 2013, conforme el mercado laboral se recupera y el poder adquisitivo se eleva.

Las preguntas sobre la capacidad del gobierno para aprobar un paquete de reformas de ajuste también nublan las perspectivas sobre la inflación. El presidente Michel Temer ha estado utilizando gran parte de su capital político, así como generosas concesiones a los aliados del gobierno, a cambio de votos para luchar contra un segundo grupo de cargos de corrupción en la cámara baja del Congreso.

Bajan tasas en bancos
En paralelo, apenas unas horas después del anuncio del Copon los grandes bancos brasileños ya analizaban trasladar esa baja al interés de los créditos. En rigor, según publico en su web el diario financiero Valor, el banco Itaú y Bradesco anunciaron que bajarán la tasa para las líneas de crédito a empresas y familias. El primero adelantó al periódico que la baja comenzará a regir desde el primer día de noviembre.

Banco do Brasil, por su parte, se sumó al recorte y anunció bajas en el interés de las líneas de crédito para comprar vehículos, tanto para personas físicas como jurídicas, y para una línea similar al adelanto en cuenta corriente. En este caso, la baja comenzará a regir desde el próximo lunes 30 de octubre