La actividad económica de Brasil creció 0,58% en el tercer trimestre frente al segundo, y completó así tres períodos seguidos de expansión, tras la recesión de 2015 y 2016, informó ayer el Banco Central.

El porcentaje correspondiente al período julio-septiembre resultó superior en 19 décimas al segundo trimestre, aunque registró una caída de 52 puntos en relación con el período comprendido entre enero y marzo de este año, según datos aportados por la entidad monetaria brasileña.

El resultado del indicador refuerza la previsión de los economistas respecto de que Brasil registrará un pequeño crecimiento económico en 2017, con el que pondrá fin a la recesión económica que comenzó en 2015 cuando el PBI se redujo en un 3,5%, y que se mantuvo en 2016 cuando la economía se contrajo otro 3,6%.

“Este resultado corrobora nuestra expectativa de recuperación gradual de la actividad económica, con crecimiento del PBI en el tercer trimestre. También esperamos una aceleración de la actividad económica en el último trimestre que garantice que la economía crecerá este año“, según un informe que el banco Bradesco envió a sus clientes ayer, y que fue reproducido por la agencia de noticias EFE.

La reacción económica en 2017 tras la mayor crisis de Brasil en las últimas décadas fue constatada por el llamado Índice de Actividad Económica (IBC-Br), un indicador calculado mensualmente y con que el Banco Central intenta anticipar el comportamiento del Producto Bruto Interno (PBI) del país.

Según el organismo emisor, la actividad económica brasileña creció 0,4% en septiembre frente al mes de agosto, con lo que compensó la retracción del 0,37% que había sufrido en agosto comparada con el mes de julio.

El mismo indicador muestra que la actividad económica del país acumula un crecimiento del 0,43% en los primeros nueve meses de 2017 frente al mismo período de 2016, pero este dato aún no tiene en cuenta efectos estacionales.

Los números oficiales del PBI brasileño en el tercer trimestre serán divulgados el 1 de diciembre próximo.

Según un sondeo entre economistas realizado la semana pasada por el Banco Central, el mercado financiero prevé que la economía de Brasil terminará 2017 con un crecimiento del 0,73 % y que esa recuperación se consolidará en 2018, para cuando espera una expansión del 2,51 %.