La incertidumbre política brasileña suma un nuevo foco de tensión para el tipo de cambio local y pone en alerta al Banco Central. El dólar subió 15 centavos ayer, de la mano de la intensa depreciación que sufrió el real en Brasil y una menor oferta de divisas por parte del sector agroexportador.

Así, el tipo de cambio mayorista volvió a alcanzar los $30 pero el BCRA esta vez decidió no intervenir, lo que indicaría que se siente cómodo con un dólar a esos niveles.

En las pizarras de los bancos, el billete cerró ayer a un promedio de $30,55, 12,5 centavos por encima del viernes pasado.

"Los precios locales del dólar parecieron acomodarse al nuevo rango de fluctuación del real brasileño, que desde comienzos de la semana orillan los reales 4 por dólar", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

La moneda brasileña se depreció ayer más de un 1,24% frente al dólar y, por primera en casi dos años y medio, la divisa estadounidense superó la marca de los 4 reales.

La incertidumbre respecto a las próximas elecciones en Brasil, a menos de dos meses de los comicios, está generando una fuerte salida de inversores de los activos brasileños.

Las últimas encuestas electorales muestran un escenario completamente atomizado para el 7 de octubre, aunque con ventaja para el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien a pesar de estar preso y virtualmente inhabilitado tiene un 37 % de intención de voto.

El mercado tiene miedo a una victoria de un candidato "menos comprometido" con la reforma fiscal.

El lunes, durante el feriado en nuestro país, el real se había depreciado un 1,5 por ciento.

De esta forma se abrió otro foco externo de preocupación para el BCRA, mientras todavía la crisis turca continúa generando coletazos entre los países emergentes y se suman más críticas respecto a la caída del nivel de reservas que generó la venta de divisas que realizó en los últimos días la autoridad monetaria para contener la nueva escalada del dólar.

Un informe difundido ayer por el banco BNP Paribas señala que las reservas internacionales del Banco Central argentino están cayendo a niveles "alarmantes". Los analistas de la entidad dan por descontada una mayor depreciación del pesos, teniendo en cuenta las necesidades de dólares de 2028 y 2019 (ver más pág. 5).

Ayer las reservas internacionales finalizaron en u$s55.028 millones, con un crecimiento respecto del viernes de u$s232 millones.

Hoy Hacienda tendrá otro importante test ante el mercado, ya que intentará renovar u$s1.000 millones en Letes que vencen el próximo viernes. (Ver aparte)

Para Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, "el escenario mantiene e incluso profundiza su inestabilidad. La combinación de un escenario propio claramente frágil con otro externo que suma frentes de tensión, lleva a resaltar las vulnerabilidades que presenta la Argentina".

Quintana destacó que la rueda cambiaria de ayer "no presentó rasgos destacables" y transcurrió "en un escenario de calma y relativa apatía", confirmado por el bajo volumen del mercado, que fue el más bajo del mes.