La imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría ser perjudicial para todo el mundo, incluso para Washington, dijo el presidente del Banco Central de Brasil, Ilan Goldfajn.

"No hay un cálculo específico, pero se sabe que es perjudicial no solo para Brasil, sino para todo el mundo; guerra tarifaria, proteccionismo, el comercio disminuyendo en el mundo, tendrán un impacto global; creo que es malo incluso para Estados Unidos", señaló Goldfajn en entrevista con radio CBN.

Trump anunció que aplicará un arancel de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, reiterando así sus dichos de campaña sobre que otros países están practicando políticas comerciales desleales y dañando la economía estadounidense.

Goldfajn consideró que la medida anunciada por Trump desembocará en precios más caros, aunque confía en que reconsidere la decisión ante las amenazas de otros países.

El Ministerio de Industria y Comercio Exterior también mostró su desacuerdo con la suba de aranceles propuesta por el mandatario estadounidense y avisó de posibles medidas en caso de que se confirme la medida.

"El Gobierno brasileño no descarta eventuales acciones complementarias, en el ámbito multilateral y bilateral, para preservar sus intereses en este caso concreto", afirmó el ministerio.

Casi el 80% de las exportaciones brasileñas de acero son de productos semiacabados, importante suministro para la industria siderúrgica de EEUU.

Al mismo tiempo, Brasil también es el mayor importador de carbón siderúrgico estadounidense (casi 1.000 millones de dólares en 2017), lo que constituye un elemento relevante para la producción brasileña de acero, parcialmente exportada a EEUU.