El Banco Central de Brasil alertó ayer que la recuperación económica del principal socio comercial de la Argentina sufrió una interrupción en los primeros meses del año, en el inicio de la gestión de Jair Bolsonaro. En tanto, el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, admitió que el gobierno redujo de 2,25% a 1,5% la expectativa de crecimiento económico para 2019 y afirmó que el principal socio de Argentina está "en el umbral del abismo fiscal"

"Los índices disponibles sugieren probabilidades relevantes de que el Producto Bruto Interno haya retrocedido ligeramente en el primer trimestre del año, comparado con el trimestre anterior", dice el acta del Comité de Política Económica (Copom) del Banco Central de Brasil divulgado ayer. Sin embargo, aclara que para el futuro hay una perspectiva de reinicio del crecimiento.

Las previsiones están incluidas en el acta de la reunión en la cual el comité mantuvo la tasa de interés de referencia en 6,5%. El enfriamiento económico del último trimestre de 2018 -aún en el gobierno de Michel Temer- se mantuvo en los primeros meses de la gestión Bolsonaro.

El mercado financiero privado también observó ayer en el boletín Focus por duodécima semana consecutiva, que el crecimiento no será el esperado: proyectó un 1,45% para 2019.

En 2018 y 2017 Brasil creció 1,1% en cada año, luego de haber sufrido una caída de 3,5% anual en 2015 y 2016.