El secretario de Comercio, Miguel Braun, sostuvo ayer en Washington que el gobierno estadounidense tuvo una "recepción positiva" a los argumentos que presentó Argentina para evitar que el aluminio y el acero paguen aranceles, y se manifestó optimista de que se abre un período de trabajo para llegar a buen resultado.

Braun realizó estas declaraciones a la prensa tras mantener una reunión de veinte minutos con el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, y otra con funcionarios de la Oficina del Representante de Comercio (USTR), de las que también formaron parte el subsecretario de Comercio Exterior argentino, Shunko Rojas, y el embajador en Washington, Fernando Oris de Roa.