Tras el encuentro de ayer con dirigentes de la UIA, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, resaltó que la reunión fue “cordial, franca y abierta”. Luego de haber tildado a los empresarios de "llorones", el funcionario aseguró que desde el Gobierno nunca quisieron que "hubiera conflicto con los industriales y empresarios porque los empresarios son importantes para el desarrollo económico”.

Para ponerle paños fríos al cruce originado por sus declaraciones públicas, Cabrera los definió como un grupo que invierte y que arriesgan capital e indicó que el futuro de la relación con los industriales es “trabajar en una agenda positiva”.

Las declaraciones de Cabrera están en la misma línea que la que hizo a BAE Negocios José Urtubey, de Celulosa Argentina: "Me parece importante el diálogo, fue positiva la reunión y tengo expectativas que en esas mesas productivas podamos avanzar con un trabajo artesanal en cada uno de los sectores para encontrar soluciones de fondo".

Sobre las temas que se plantearon durante el acercamiento, dijo que la discusión giró en torno a la estrategia general respecto a la producción, a la que definió como “uno de los ejes de la integración al mundo”.

"Somos uno de los países más cerrados del planeta, después de Sudán y Nigeria”, manifestó y opinó que “hay que abrir mercados para crecer y la mayoría de los empresarios se da cuenta que esto debe ser así”.
Sobre el riesgo al que están aún expuestas algunas industrias, Cabrera recordó que “hemos tenido infinitas discusiones y trabajos y hemos demostrado que somos cuidadosos”.

"Somos uno de los países más cerrados del planeta, después de Sudán y Nigeria”, enfatizó el ministro de Producción.

Al respecto, señaló que las importaciones “siguen siendo bajas” y las limitó a las relacionadas con los bienes de capital para el ciclo productivo. Resaltó, también, que “en 2017 crecieron todos los sectores, salvo el textil y el calzado” y manifestó que para “algunas voces que se pueden ver afectadas, como el sector textil, parece que hubiera clima de no crecimiento económico”.