Las finanzas locales retomaron ayer la recuperación que marcó la tónica del inicio de 2019 luego de un diciembre crítico. Gracias al repunte de los títulos de deuda argentinos, el riesgo país bajó 2,2% a 711 puntos. Así, redondea una considerable caída desde los casi 840 de fines de 2018, pero mantiene un nivel todavía muy elevado, que duplica y triplica al de la mayoría de los países de la región. En el mercado creen que se trata de un rebote y no de un cambio de tendencia, y advierten que podría volver a subir. La desconfianza en la capacidad de pago de la deuda pos-2019 sigue presente.

Ayer, los bonos soberanos tuvieron otra buena jornada con mayoría de alzas en distintos tramos de la curva. Los mejores resultados fueron para el Bonar 2037, con un alza de 2,4%. Incidieron el buen clima externo ante la expectativa de un acuerdo de paz comercial entre Estados Unidos y China, y la renovación del 100% del vencimiento de Letes del martes.

Ayer, el indicador que mide el JP Morgan bajó 2,2% a 711 puntos básicos pero se mantiene alto

"El principal factor de recuperación de los bonos es externo, con los mercados internacionales arrancando el año con fuertes subas y Brasil mostrándose muy sólido", sostuvo Martín Saud, trader de Balanz, sobre el rally alcista de estos días. El analista Christian Buteler agregó: "Por ahora se ve un rebote de un mercado que había sido muy castigado, donde aparecieron precios de oportunidad que interesaron a algunos inversores. Pero no diría que ya pasó lo peor ni que es un cambio de tendencia".

Es que los problemas estructurales de la macro local, y la fragilidad que generan para enfrentar los sacudones de los mercados internacionales -hoy por hoy muy inestables- y el clima electoral por venir, siguen presentes como factores de riesgo. Al igual que la desconfianza en la capacidad de refinanciar la deuda a partir de 2020, cuando ya no estén los dólares del FMI. Eso toman en cuenta los propios operadores.

Para Saud, las principales debilidades pasan por la economía local, y cita el tipo de cambio sostenido por las muy elevadas tasas de interés, la inflación "objetivamente alta" y la falta de cifras positivas de los demás índices económicos. "En segundo lugar, si bien pareciera ser que las conversaciones entre China y EE.UU. están avanzadas para llegar a un arreglo comercial, todavía hay expectativas riesgosas de un menor crecimiento a nivel mundial para este 2019", sumó.

"Argentina sigue siendo un país vulnerable a cualquier crisis externa, como lo era hace 15 días. Sigue teniendo problemas de financiación, como hace 15 días. Aun con la baja, sigue siendo uno de los países con mayor riesgo país, como hace 15 días. Y los riesgos a medida que se acerquen las elecciones irán aumentando porque va a crecer la incertidumbre", planteó Buteler.

Juan Ignacio Paolicchi (Eco Go), completó: "Si algo pasa en el mundo (recrudece la guerra comercial entre EE.UU. y China, por ejemplo), estamos muy expuestos, por lo cual es muy fácil que el riesgo país suba otra vez. Al tener una cuenta de capital totalmente abierta, cualquier circunstancia que en el mundo haga mucho ruido puede generar que los capitales se vayan así como entraron. Y en términos locales, va a pesar lo electoral: hay un círculo en el que se deterioran las variables financieras, lo que impacta en la economía real con un cierto rezago; eso pega en las encuestas, retroalimenta la percepción de riesgo y las variables financieras se vuelven a deteriorar".