El presidente Mauricio Macri esperó apenas un día para realizar el primer cambio de gabinete después de las elecciones. El mandatario dispuso que el titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, reemplace a Enrique Vaquié como vice del Banco Nación, que se había enfrentado con su jefe Javier González Fraga por la transferencia de utilidades por $20.000 millones al Tesoro, según establece el Presupuesto 2018.

Quien estará a cargo de la Aduana a partir del 1 de noviembre será el hoy segundo del organismo, Diego Dávila, ex gerente de Quilmes y Pepsi. La decisión se tomó tras la reunión que mantuvieron Macri y Gómez Centurión en la Casa Rosada.

Pero Vaquié no será el único que preparó las valijas para despedirse del Nación, al que había llegado a principios de año cuando González Fraga entró por Carlos Melconian. También se irán el vice segundo, Luis Ribaya, y el director Alejandro Henke, que cuenta con el apoyo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. A diferencia de los otros dos, Henke tiene un excelente vínculo con Fraga y con el ministro de Finanzas Luis Caputo, por lo que, según pudo saber BAE Negocios, probablemente el Gobierno le otorgue un puesto en alguna otra área del Ejecutivo.

En cuanto a Ribaya, se trata de un ex Banco Galicia que llegó al Nación de la mano de Melconian, pero que en el último tiempo había quedado algo solo dentro de la dura interna del Nación. Por su parte, Vaquié fue ministro de Economía de Mendoza hasta que en enero fue deisgnado como vice de González Fraga.

Cuando se envió el proyecto de presupuesto para el año que viene, entró en una guerra con su jefe por la transferencia de $20.000 millones al Tesoro que figura en la ley de leyes.

Es que González Fraga se oponía a esa iniciativa porque consideraba que el banco se descapitalizaba, mientras que Vaquié y Ribaya estaban a favor: argumentaban que la entidad poseía capital social excedente producto de todos los depósitos que allí realiza el sector público. En esa pela los dos vices habían logrado alinear de su lado a otros miembros del directorio.

En ese sentido, la reestructuración del Nación podría no terminar acá y estaba la posibilidad de que se sume un cuarto integrante a la lista de eyectados. “Es un poco de todo”, resumía una fuente del ejecutivo, en referencia a las causas que llevaron a la salida de tres directivos del banco más grande de la Argentina.

Ante esas modificaciones que regirán desde la semana que viene, Gómez Centurión pasará a ocupar el cargo del radical mendocino a partir del próximo mes, mientras que la Dirección General de Aduanas quedará en manos de Dávila, quien actualmente se desempeña como adjunto.

El actual titular de la Aduana tuvo este año problemas de salud y fue sometido a cirugías tras sufrir una infección que derivó en una peritonitis. Además, el año pasado, enfrentó una investigación por denuncias que lo mantuvieron suspendido en el ejercicio del cargo en la Aduana, que reasumió tras verificarse que no cometió irregularidades.