El Consenso Fiscal que firmaron este mediodía la Nación y provincias en la Casa Rosada incluye un acuerdo para aprobar en el Congreso una reforma previsional, cuyo efecto de ahorro para las arcas nacionales le permitirán financiar todos los postulados del pacto fiscal. La fórmula para actualizar las jubilaciones será un punto intermedio entre lo que pretendía el Gobierno nacional y el esquema actual. Por otro lado, la Nación asegurará el pago de 82% móvil para aquellos beneficiarios que cuenten con más de 30 años de aportes y buscará terminar con los regímenes jubilatorios de privilegio. 

En tres artículos, el Consenso Fiscal sostiene respecto al regimen previsional la necesidad de "impulsar inmediatamente, dadas las reformas propuestas en el régimen tributario y en la distribución de recursos públicos, la modificación de la fórmula de movilidad de las prestaciones del régimen previsional público para que ellas se ajusten trimestralmente garantizando aumentos por encima de la evolución de la inflación". La fórmula no está definida y saldrá de un proyecto de ley aparte, pero se espera que sea al ritmo inflacionario "más un plus", según fuentes oficiales. 

El segundo cambio implica "garantizar haberes equivalentes al 82% del salario mínimo vital y móvil para aquellas personas que hayan cumplido los 30 años de servicios con aportes efectivos". Por último, en el acuerdo la Nación se compromete a "impulsar la eliminación de las inequidades generadas por los regímenes de jubilaciones de privilegio". 

Estos cambios fueron negociados con los gobernadores como condición necesaria para poder financiar todos los cambios en el status fiscal: el fin del Fondo del Conurbano, la compensación por el levantamiento de juicios, entre otros. .