El Ministerio de Finanzas, a cargo de Luis Caputo, colocó ayer unos 58.300 millones de pesos en dos bonos atados a la evolución de la inflación, con vencimiento en 2020 y 2023, un un endeudamiento adicional que desató las críticas del ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen y del ex ministro de Economía Ricardo López Murphy.

En un comunicado distribuido a última hora de ayer, Finanzas señaló que adjudicó 30.000 millones de pesos en títulos que vencen en 2020, por los cuales recibió ofertas por 68.000 millones, e informó que el precio de corte fue de 1.015 por cada 1.000 de valor nominal. Este título abonará 1,6% mensual, pero contiene una cláusula gatillo contra la inflación.

Los restantes 28.300 millones de pesos correspondieron al Boncer 2023, por los cuales se recibieron ofertas por 29.000 millones de pesos, a un precio de corte de 992,50, informó Finanzas. Este título pagará un interés de 4% y estará indexado por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

Críticas

Esta nueva emisión del Gobierno despertó la atención de López Murphy, quien cuestionó la política económica que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri, al considerarla riesgosa y desbalanceada. "Estamos tomando recursos no para invertir, tomamos deuda para mantener un consumo enorme del sector público", dijo el ex ministro.

Por su parte, Nielsen advirtió que el Gobierno comete "un error muy grande" al "endeudarse a mansalva", por lo cual vaticinó una "crisis" provocada por esa situación.