El presidente del Banco Central, Luis Caputo, reconoció que salir de la recesión económica "será un proceso lento y doloroso" y consideró que ante un contexto de volatilidad cambiaria que llevó al dólar a $40 la semana pasada "hay que aguantar" ya que la cotización de la moneda "está yendo a un nivel de tranquilidad".

En este sentido, aseguró que la estrategia de la autoridad monetaria "cambió" y que "no están dadas las condiciones para que el Banco Central se plante en $28". "El tipo de cambio flotante nos permite absorber shocks", justificó y afirmó: "El mercado entendió el mensaje y ayer (por el jueves) encontró un equilibrio".

"En un mercado muy disfuncional, la subasta no era el mejor mecanismo y por eso se cambió la estrategia y ayer mejoró. La realidad es que los mercados se mueven en manada y exageran, por lo que creo que nos vamos a encaminar a una situación de más calma, no sólo en lo cambiario, sino en la bolsa y bonos", continuó.

Caputo se expresó así al disertar en la 39° Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) que se realiza en Mendoza. Allí, consultado por las reservas del BCRA explicó que son "muy holgadas" pero que "hay que cuidarlas" y que comparó la política monetaria de julio con la actual: "En ese momento sirvió la absorción monetaria y la suba de tasas. Ahora que el dólar ya está en un nivel competitivo si hay que poner dólares sobre la mesa, se ponen".

Por otro lado, se refirió a la tasa de política monetaria que se ubica en 60% y reconoció que una economía con esa referencia "no es viable" pero que "no será a mediano y largo plazo" sino que es "una tasa de crisis" que "responde a la coyuntura".

Además, el funcionario consideró que la Argentina logrará sellar un nuevo acuerdo con el FMI, ya que en ese organismo "hay gente muy buena y súper razonable" que entiende los problemas por los que atraviesa el país. "Estamos confiados de que este nuevo plan va a salir muy bien", deslizó.