El Gobierno nacional emitirá esta semana Letras del Tesoro a 182 y 343 días, en el marco de la decisión de política monetaria del Banco Central del martes y la presión sobre el dólar que obligó al BCRA a intervenir en el mercado cambiario durante la semana pasada. Ante un panorama externo que empieza a volverse menos favorable, el ministerio de Finanzas introdujo modificaciones en las últimas licitaciones de deuda y esta vez no será la excepción, ya que la tasa no estará fijada de antemano en el caso de las dos Letes en dólares, en tanto la nueva nominada en pesos a seis meses incluirá un cupón capitalizable del 2,06% mensual, equivalente a casi un 28% anual.

El titular de la cartera, Luis Caputo, debió subir la tasa de las Letras en moneda extranjera a corto plazo luego del avance en el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense. El cambio de clima en el exterior se reflejó en la reducción del monto ofertado, que solía estar varias veces por arriba de la adjudicación pero desde febrero apenas llegó a compensar lo que necesitaba el Ejecutivo.

De ahí el cambio de estrategia de este martes, cuando se iniciará la suscripción para dos instrumentos en moneda dura a 182 y 343 días. A diferencia de las anteriores licitaciones, el monto de las ofertas definirá el costo final que pagará el Gobierno por la colocación, que seguirán siendo con descuento en el precio.

"No quieren pagar de más pero tampoco quedarse sin nada", evaluó el analista financiero Christian Buteler, en diálogo con BAE Negocios.

Lo mismo ocurrirá con la letra en pesos con vencimiento el 14 de septiembre. Se trata de un instrumento lanzado en diciembre, cuando Caputo salió a captar los fondos de las aseguradoras que debieron desarmar sus posiciones en Lebac. En ese mes, el ministro tomó un total de $18.000 millones en dos licitaciones diferentes al 26,5% anual.

El funcionario saldrá a reemplazar este título con uno nuevo que garantiza un cupón de 2,06% mensual que al capitalizarse -al igual que los bonos con "cláusula gatillo"-, equivalen a un 13% semestral ó 27,7% anual, lo cual se sumará al descuento en el precio habitual en las Letras.

"Los bonos ya están cotizando a tasas más altas y si el gobierno en las Letes la fijaba de antemano, podía quedarle algún tramo desierto", subrayó Amilcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur).