La Secretaría de Agroindustria, a partir de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, detectó que la firma Carrefour vendía alimentos derivados de la leche de marca propia sin la correspondiente matrícula. Como consecuencia suspendió su comercialización en todas las sucursales del país.

Mediante un comunicado, la cartera agropecuaria informó que las "irregularidades" se encontraron al inspeccionar una sucursal de la firma francesa ubicado en La Plata.

En ella se pudo constatar que tanto en las góndolas como en los depósitos y cámaras de frío había incumplimientos a la normativa vigente, como la falta de matriculación en el Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA) e infracciones a las normas de rotulado, por lo que se procedió a interdictar en forma preventiva unos 250 kg de productos lácteos (quesos, dulce de leche y manteca), hasta que la firma regularice su situación.

Fuentes de la compañía señalaron a BAE Negocios que "se está trabajando para cumplir un nuevo requisito que entró en vigencia en las últimas semanas", y además agregaron que sus "productos están inscriptos en los correspondientes registros de producción y elaboración, de acuerdo a las exigencias vigentes".

Según fuentes de Agroindustria, la respuesta de los empleados ante la consulta de los funcionarios era de una total falta de conocimiento respecto de la norma vigente. La Resolución 21E/2017 que ordena a este tipo de alimentos es una derivación de otras que se implementaron en 2006 (Resolución 1621).

La firma francesa recibirá una “fuerte” multa una vez finalizada las investigación de Agroindustria

Sucede que en el caso de los alimentos fraccionados, como son los quesos, éste se hace fuera de la vista del público al cual la empresa en cuestión le pone un rotulo. Esta figura es ordenada por el Código Alimentario Argentino.

Lo mismo pasa con la leche que es envasada por la industria, pero que lleva la marca de la empresa que pide la elaboración del producto.

La necesidad de inscribir todos estos productos tiene que ver con un ordenamiento de la cadena y de lealtad comercial hacia los consumidores. En pocas palabras, es blanquear los alimentos que salen a la venta que es donde Carrefour no estaría cumpliendo.

En ese sentido Agroindustria informó a la AFIP, Senasa y autoridades bonaerenses sobre lo sucedido. Se espera al final de la investigación una "fuerte" multa para con el hipermercado, la cual coincidirá con los productos que le fueron incautados.

Los mismo deben suspenderse de la venta en todas las sucursales del país, hasta que se inscriba en el Registro y cuente con la matrícula habilitante para comercializarlos, señaló Agroindustria.

Carrefour no es el único caso. Ya hubo situaciones similares con otros hipermercados y supermercados: Makro, Disco y Libertad, esta ultima en la provincia de Córdoba.

Para Agroindustria la fiscalización en la cadena láctea tiene por objetivo proteger de manera directa a aquellos que cumplen con sus obligaciones y evitar que se beneficien las empresas que operan de manera fraudulenta.