El informe dado a conocer ayer por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés) favoreció a la mejora de los precios en el trigo y maíz que terminaron ganando en promedio el 3,1 por ciento. El motivo se centra en la caída de los stocks mundiales que no cubren la alta demanda.

El organismo norteamericano recortó ayer la producción de maíz al pasar de 1.056 millones de toneladas visto en mayo a los actuales 1.052 millones, debido a la menor siembra que tendrá Rusia. Además EE.UU. bajo su stocks e incremento el consumo. Esto impulsó al alza el cereal en un 2,4% al pasar de los u$s144 a 148 dólares la tonelada.

Lo mismo se vio en el trigo que ganó en una jornada 3,8% al terminar su cotización en 196 dólares. Habrá 3 millones de toneladas menos para el consumo. Al igual que el maíz, el motivo es por la caída 3.5 millones de toneladas por parte de Rusia.

En el caso de la soja, los precio se mantuvieron sin cambios. EE.UU. ajustó su stock a la baja y el consumo al alza.