La incertidumbre por el agua que falta para terminar la siembra y pronóstico de que no habrá lluvias en los próximos quince días empieza a ser tomado en serio por Chicago. Ayer este mercado cerró en alza y la oleaginosa terminó ganando 1,2% luego de varios días de amesetamiento.

Datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), muestran que a la fecha faltan sembrar 975.000 hectáreas entre soja de primera y segunda, ambos cultivos en suspenso por la falta de agua. Si se tiene en cuenta que en promedio el rendimiento es de 37 quintales se puede estimar una producción aproximada de 3,6 millones de toneladas que a valores FOB representan ingresos por u$s1.215 millones.

Estos "números fueron tomados por los fondos que hasta la semana pasada estaban comprados en 300.000 toneladas de soja y se espera que el viernes, este volumen aumente", sostuvo desde Futuros y Opciones (FyO), Dante Romano.

De esta forma y tras varias semanas de no tener subas, ayer la oleaginosa dio un salto de u$s5 por tonelada lo que provoco una mejora del 1,2 por ciento en Chicago para terminar cerrando la jornada en u$s372 la tonelada.

Para la jefe del Departamento Económico de la BCR, Emilce Terré "hay todavía una gran oferta por parte de la exportación argentina, pero no se ve tantos demandantes. La percepción es que hay mucha soja en el mercado al que se suma el alto stock que pasará a la próxima campaña".

Los datos de Agroindustria muestran a la fecha queda en poder del campo 15 millones de toneladas de soja, si a esto se le suma los 8 millones de toneladas que aun no tienen precio. El pase para la próxima campaña será de 23 millones de toneladas, es decir u$s8.670 M que serán liquidadas en 2018.

Para la cartera agropecuaria la campaña llegaría a los 53 millones de toneladas. Los privados sostiene que los datos están subestimados y apuntan a que el ciclo terminará en 51 millones de toneladas y hasta se animan a que puede ser más bajo.