Chile "puede aportar" la demanda estable que requiere la Argentina para desarrollar sus yacimientos de gas natural, especialmente de la formación neuquina de Vaca Muerta, dijo hoy la ministra de Energía chilena, Susana Jiménez, al comentar los acuerdos de la semana pasada entre los presidentes Mauricio Macri y Sebastián Piñera.

En declaraciones que publica hoy el diario trasandino Pulso, Jiménez explicó que "para que la Argentina pueda desarrollar la producción de sus yacimientos de gas natural en los volúmenes necesarios para satisfacer sus necesidades internas durante los períodos del año de mayor consumo, requiere de nuevas demandas de gas natural que puedan absorber esos mismos volúmenes en los períodos del año de menor consumo interno". 

Según la ministra, los requerimientos chilenos podrían ser atendidos particularmente desde las dos cuencas argentinas con mayor proyección, la Neuquina (donde se ubica Vaca Muerta) y la Austral, que se conectan respectivamente con las regiones aledañas de Biobío y la zona Austral de Chile

Sin embargo, la demanda extranjera dependerá de su factibilidad económica y de la volumetría de la producción de gas nacional

Jiménez consideró que con el protocolo adicional al Acuerdo Binacional de Complementación Económica N° 16 (ACE 16, vigente desde 1991) "aparece una nueva alternativa de suministro de gas natural para Chile" que optimiza la infraestructura existente (siete gasoductos entre ambos países).

El acuerdo aparece asimismo “como alternativa para la Argentina, ya que podría ser un factor favorable en términos de demanda para el desarrollo de sus yacimientos de gas natural", remarcó la ministra.

Advirtió, no obstante, que las operaciones dependerán de su factibilidad económica, de la volumetría de la producción de gas en la Argentina y de la capacidad de satisfacer su propia demanda interna. "Estas operaciones podrán realizarse en la medida que no comprometan el abastecimiento interno y que no se afecte la seguridad de la operación, ni la calidad y confiabilidad de los servicios", agregó Jiménez.

El saludo oficial entre Mauricio Macri y Sebastián Piñera durante la visita del mandatario chileno la semana pasada

Según la funcionaria, a diferencia de la década pasada hoy Chile se encuentra en una situación de gran seguridad energética, gracias al desarrollo de las energías renovables que "le aseguran un abastecimiento energético para su demanda interna proveniente de diversas fuentes".

El protocolo adicional suscripto por Macri y Piñera estableció que ambos países establecerán en los próximos 120 días las normativas internas que se requieran para "permitir las operaciones de comercialización, exportación, importación y transporte de energía eléctrica y gas natural".