Empresarios chilenos están interesados en desarrollar el negocio de la madera en el norte de Argentina, pero los límites de la ley de tierras impiden su desembarco al otro lado de la cordillera. Así lo advirtió ayer el embajador de ese país en Buenos Aires, José Antonio Viera Gallo, al celebrar un almuerzo con motivo de su despedida del cargo.

Según el funcionario chileno, los inversores privados piden "que se flexibilice" la norma que limita la compra de terrenos argentinos, ya que es algo que pueden hacer "en Brasil y Uruguay", pero no en territorio criollo.

En particular, los empresarios trasandinos están interesados en desarrollar la industria maderera en Misiones, contó el embajador saliente, que viene de trabajar tres años en el mandato de Michell Bachelet.

La ley de tierras fue sancionada durante la segunda gestión de Cristina Kirchner y limitaba al 15% la proporción de territorio nacional que pueda estar en manos foráneas. En julio de 2016, el presidente Mauricio Macri introdujo una modificación para facilitar la compra de campos por parte de extranjeros, al subir de 25% a 51% el porcentaje de acciones que debe tener una empresa para ser considerada extranjera.

En ese marco, Viera Gallo anunció que la empresa Sociedad Química y Minera de Chile, conocida como Soquimich o SQM, llevará adelante una inversión por unos 500 millones de dólares para la producción de litio en la provincia de Jujuy.

Se trata del proyecto denominado Caucharí-Olaroz que llevará adelante Minera Exar, joint venture entre la chilena SQM y la canadiense Lithium Americas (LAC), cuyo inicio de producción esta estimado para 2020.

Por otro lado, Viera Gallo detalló el acuerdo para al desarrollo de 26 pasos cordilleranos que demandará una inversión de 3.000 millones de dólares.

El embajador dejará el cargo tras el triunfo de Enrique Piñera en las elecciones presidenciales. Aún no se conoce su reemplazo.