La directora gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Christine Lagarde, renunció temporalmente a la dirección del organismo tras ser nominada como candidata a la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) luego de participar de una una cumbre de líderes europeos reunidos en Bruselas.

Lagarde comunicó la decisión de su posible pase a la autoridad monetaria europea a través de la red social Twitter y afirmó: "Fui nominada a la presidencia del Banco Central Europeo (BCE). A raíz de esto, en consulta con el Comité de ética del Directorio Ejecutivo del FMI, decidí renunciar temporalmente a mis responsabilidades como Directora Gerente del Fondo durante el período de nominación".

Según indican versiones de agencias internacionales, la ex titular del organismo multilateral de crédito ya habría sido designada y asumiría el cargo el 1° de noviembre en reemplazo del italiano Mario Draghi.

Lagarde llegaría a ser la segunda persona de origen francés en ocupar la cúpula del BCE y la cuarta presidenta de la entidad, tras los mandatos del holandés Wim Duisemberg, Jean Claude Trichet y el actual Mario Draghi.

Al mudarse de Washington a Frankfurt, Lagarde tendrá la tarea de impulsar la política monetaria en una comunidad de 19 naciones que utiliza el euro como moneda y que Draghi ya ha señalado que necesitará más ayuda, probablemente en forma de tasas de interés más bajas y posiblemente con la reanudación de la flexibilización cuantitativa. 

La inflación está en apenas la mitad del objetivo del BCE de un poco menos del 2% a pesar de los años de tasas negativas y 2,6 billones de euros en compras de bonos.