En una nueva semana marcada por la volatilidad en el tipo cambio y las normativas, los bonos soberanos en dólares volvieron a hacer mínimos históricos, siendo la parte corta y media dela curva las más castigadas. El jueves por la mañana estos bonos llegaron a marcar bajas de entre 6% y 8% respecto a los precios del cierre de la semana pasada. Se vieron rendimientos por encima de 16,5% de tasa como en el Global2030, pero a partir de ahí empezamos a ver compras y así cerraron la semana con bajas de 5% en promedio.

 

Por otro lado, la reducción del parking a 3 días para todas las operaciones hizo que -a partir del día martes- se potencie de manera activa la venta de Bonares contra paridad, haciendo que las mismas retrocedan entre 4% y 6%. Esta tendencia no se revirtió y terminó dando un promedio de bajas superiores al 8% en algunos bonos en el punta a punta semanal.

 

 

La curva de bonos soberanos en pesos no fue la excepción y también estuvo castigada. Entre los bonos CER hubo preferencia por la parte corta de la curva, con vencimientos hasta 2021 (TX21 / T2X1 / TC21), mientras que en el resto de la curva se continuaron ampliando los spreads. En el resumen semanal estos bonos retrocedieron hasta 3,5% pasando a rendir entre CER+4,5% y CER+9% según duration. 

Los bonos a tasa fija siguen sin ser atractivos para los inversores. Esta semana la parte más larga de esta curva fue la que más sufrió con bajas de hasta 4%, terminando con un rendimiento en torno al 48% de TIR.

Los bonos Badlar también continuaron con la baja performance que venían teniendo. Los ojos estaban puestos en la reunión de directorio del BCRA en el día de ayer en la cual finalmente no anunciaron cambios en las tasas. Continuó la venta en el área de corporativos, mientras que los spreads de los soberanos Badlar TB21/AA22 se ubicaron en niveles de 7,25% y 9% respectivamente vs rendimientos de 3% y 4% a comienzos de octubre.

El soberano dólar linked (T2V1) continuó operando con demanda a pesar de terminar la semana cediendo a niveles de -4.25% con respecto al cierre de la semana pasada.

 

Para el universo de bonos corporativo fue una semana de muy poco flujo, con un leve aumento de demanda internacional sobre el cierre de la misma, aunque no fueron movimientos relevantes.

En líneas generales los distintos créditos se mantuvieron estables, sin grandes oscilaciones en los precios, salvo la curva de YPF que -al igual a la semana pasada- estuvieron muy ofrecidos, mostrando retrocesos cercanos al 5%, siendo la parte media la más castigada.

De a poco comienza a abrirse una ventana de oportunidad de emisión ante las pocas alternativas de cobertura para los inversores. Comienzan a salir empresas al mercado primario en búsqueda de financiamiento, con el objetivo de cumplir las ultimas condiciones establecidas por el BCRA y así poder acceder al MULC a la hora de cancelar los próximos vencimientos de deuda. En la semana licitaron PAE y hoy PCR e YPF Luz, mientras que IRSA anuncio las condiciones del canje para su bono que vence el mes que viene. A medida que las empresas vayan pasando por este proceso (en caso de ser exitosos) debería ayudar a que el universo corporativo vuelva a tener el flujo que supo tener algunos meses atrás.

 

Dentro del plano de la renta variable, cierra otra semana con el índice Merval operando al alza otros cinco días consecutivos, acumulando un 7,12% de suba en pesos. Si bien la incertidumbre prima en el mercado local, las subas tienen más que ver con arbitrajes que con fundamentales o buenas noticias. El dato relevante es que los CEDEARs se han convertido en uno de los activos más negociados del mercado local, doblando los montos operados por acciones locales

Los mejores rendimientos de la semana entre acciones -al igual que la semana pasada- estuvieron en el sector energético: EDN (+15,72%), TRAN (+17,23%) y CEPU (+14,05%) relacionado con la noticia del levantamiento a partir de enero 2021 del congelamiento de tarifas de luz y gas. Otra que se destacó por su suba fue MIRG (+16,40%).

Por el lado de los ADRs, siguieron la tendencia mixta con compras en algunos papeles puntuales como EDN e IRCP, pero en general con poco volumen, marcando la falta de interés en papeles con riesgo argentino. Las mayores bajas semanales fueron de LOMA (-6,01%) y BMA (-3,62%).

Novedades de la semana

 

Dentro de los datos económicos más relevantes de la semana, destacan el resultado fiscal, el estimador mensual de la actividad económica y la balanza comercial. En primer lugar, el resultado fiscal de septiembre, reflejó un déficit primario de $167.000 millones explicado por una suba en los ingresos de 34% i.a. y una aceleración en los gastos de 72% i.a. Por otro lado, la Actividad Económica en agosto, subió por cuarto mes consecutivo en términos desestacionalizados; aunque, pese a esta mejora, aún se mantiene en niveles inferiores a los meses previos a la pandemia. En lo que respecta a la balanza comercial de septiembre, la misma reflejó un superávit de solo de USD 584mn, un resultado muy por debajo de los registros de los meses anteriores.