La empresa multinacional de bebidas sin alcohol Coca Cola evalúa frenar inversiones por unos  1.000 millones de dólares en la Argentina y dejar de comprar jugos  a productores citrícolas por unos 250 millones de dólares ante los  nuevos tributos que busca imponerle Mauricio Macri. 

La situación se desencadenó después de que el ministro de  Hacienda, Nicolás Dujovne, anunciara que las bebidas con azúcar agregada tendrá que pagar una alícuota del 17% cuando se sancione  la reforma tributaria que Úl enviará el lunes al Congreso. 

Las empresas productoras de bebidas azucaradas entienden que  próximamente habrá un brusco cambio en las reglas de juego, por lo  que ya empezaron a rediseñar sus planes de negocios en la  Argentina, por lo que podría haber un fuerte impacto en la  producción frutícola.  

Fuentes de la empresa afirmaron que la firma evalúa dejar de comprar jugo concentrado en la Argentina. 

La compañía había adquirido en 2016 jugo concentrado por unos  250 millones de dólares, de lo cual destinó el 80 por ciento a  exportación. 

Se trata de jugos de limón, manzana, naranja, peras, pomelo,  uva y durazno que son producidos en las regiones del NOA, NEA y el  Alto Valle de Río Negro, en la Patagonia. 

Pero el rediseño de los negocios de la firma multinacional en  la Argentina podría lleva a la paralización de las inversiones por  unos 1.000 millones de dólares que ejecutivos de Coca Cola le  habían anunciado a Mauricio Macri en 2016.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos