El Ministerio de Transporte desarrollará desde hoy a la mañana una audiencia pública en la que propondrá limitar las tarifas de practicaje de la navegación marítima y fluvial, que constituyen uno de los costos logísticos obligatorios que paga el productor cada vez que realiza operaciones de importación o exportación y que restan competitividad al país.

La audiencia -la primera en su tipo que se realizará en los últimos 15 años- se llevará a cabo a partir de las 9 en el Teatro de la Ribera.

La apertura de la audiencia pública para definir la nueva tarifa máxima para el sector pluvial y marítimo estará a cargo del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.

El practicaje es un servicio público, obligatorio y fundamental para la seguridad de la navegación, y de acuerdo con un informe realizado este año por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, el costo de estos servicios en la Argentina es "más alto que el promedio de la región".

El practicaje es el servicio de asesoramiento a capitanes de buques y artefactos flotantes para facilitar su entrada y salida y las maniobras náuticas dentro de los límites geográficos de la zona de practicaje en condiciones de seguridad, entre otras cuestiones.

"La medida que tiene impacto en los costos logísticos, permitirá mejorar la competitividad de las exportaciones argentinas y abaratar los insumos que muchas industrias nacionales utilizan", consideró el trabajo de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, el costo de la hora del servicio en la Argentina es el doble que en Chile o Bélgica y puede llegar al triple que en los Estados Unidos.

Se espera que las medidas recomendadas generen reducciones de alrededor del 20 % en los costos de practicaje y pilotaje del comercio por vía marítima.