Aunque es indudable que la pandemia ha supuesto un duro golpe para la cotización del peso argentino frente a varias divisas extranjeras -en este momento el cambio oficial de dólares a pesos argentinos está a casi cien pesos por dólar- lo cierto es que el peso venía sufriendo un grave deterioro desde mucho antes.

Para afrontar la dura coyuntura de que la hiperinflación devore los ahorros de los argentinos tradicionalmente se venía utilizando el dólar estadounidense, pero ante el interés de cambiar pesos por dólares el Estado viene poniendo trabas tales como límites al número de dólares que se pueden cambiar cada mes o impuestos adicionales, así que no es raro recurrir al dólar blue -o lo que es lo mismo, al mercado negro de divisas- que ofrece un tipo de cambio más alto que el oficial, pero que no tiene más límite que el que cada ciudadano se pueda permitir.

Por otra parte, en los últimos años han surgido activos disruptivos como las criptomonedas gracias a las cuales muchos ven una manera de resguardar sus ahorros e invertir, asumiendo eso sí la volatilidad de los mismas, razón por la que otros pueden opinar que no sean adecuadas para el ahorro y arriesgadas para la inversión.

Comprar criptomonedas de forma legal

Hasta hace no demasiados años el mundo de las criptomonedas era coto de caza reservado para los muy entendidos, pero desde que estas ganaron popularidad despertando el interés de un perfil más amplio de inversores y ahorradores algunas empresas como Skrill -especialistas en transferencias y pagos seguros online- Binance, Coinbase y otras tantas vieron la necesidad de ofrecer un entorno de compraventa y transferencia de criptomonedas seguro, y, aprovechando la oportunidad de negocio, ya cuentan con plataformas fiables en las que realizar estas operaciones, y de paso han reducido el espacio para plataformas fraudulentas, las cuales por desgracia también abundan en la red.

A pesar de que los que deseen comprar criptomonedas para ahorrar o directamente invertir cuentan con varias opciones confiables, lo cierto es que no todas son iguales y tienen sustanciales diferencias. Por ejemplo, en Skrill la compraventa y transferencia de criptomonedas se puede realizar con la misma cuenta que adicionalmente permite transferir y recibir moneda fiat corriente, además de poder realizar pagos seguros en línea en multitud de plataformas online, lo cual supone centralizar en una sola cuenta una parte importante de la actividad financiera online. Si ya se dispone de una cuenta con algo de efectivo sólo será necesario elegir una de las criptomonedas disponibles para comprar -para lo cual el comprador deberá haberse informado del estado actual y la previsión futura para estos activos- decidir cuánto se quiere invertir y listo, la propia Skrill se encargará de la custodia si no se está seguro de poder garantizar la salvaguarda de las criptomonedas. De no disponer de una cuenta activa con dinero en depósito no pasa nada, abrir la cuenta es sencillo y rápido, y la plataforma admite decenas de divisas y más de cien maneras de ingresar dinero, entre ellas tarjetas y transferencias bancarias, además de las transferencias de alguien que ya disponga de una cuenta con Skrill.

Por otro lado las exchanges centran su actividad en las criptomonedas y no son plataformas especializadas en transferencias de fiat, así que si sólo se va a necesitar esa utilidad son una opción perfectamente válida, además, si el comprador se centra en las que ya han demostrado su fiabilidad será mucho más difícil que tengan problemas, y los que surjan siempre podrán solucionarse con unos servicios de atención al cliente acostumbrados a manejar a millones de usuarios sin correr el riesgo de ser víctima de una de esas exchange estafadoras que de forma recurrente suelen saltar a los titulares de prensa.

Una moneda devaluada

Ahorrar en activos distintos de la moneda fiat nacional puede parecer arriesgado o demasiado engorroso para muchos ciudadanos, pero con el peso -en todas las formas que ha adoptado durante las últimas décadas- devaluando su precio sin final a la vista lo cierto es que contar con una forma de ahorro privado es especialmente importante, ya tome la forma de dólares adquiridos en cualquiera de sus formas, las criptomonedas compradas o recibidas en plataformas legales y fiables o incluso en forma de metales preciosos, una alternativa que también merece ser estudiada.