Los envíos al exterior de la carne vacuna registraron un crecimiento del 57% en el 2017, unas 110.000 toneladas en comparación con el acumulado en 2015, informó el Ministerio de Agroindustria.

La Argentina, de esta manera, vuelve a estar entre los diez primeros exportadores mundiales de carne vacuna, destacó esa cartera.

El principal consumidor de carne congelada sin hueso es China, y la Unión Europea, se constituyen como el mayor mercado del producto enfriado de alto valor para el país.

"Esto se logró partir de las medidas tomadas por el Gobierno nacional orientadas a lograr mayor competitividad en las cadenas agroindustriales, como la quita retenciones a la carne y reintegro a las exportaciones", dijo ese Ministerio.

En 2015 los envíos al exterior de carne vacuna fueron de 198.687 toneladas equivalentes res con hueso, en cambio, en 2017 totalizaron 308.638, 110.000 más, lo que marca un aumento del 57% en volumen, y un ingreso de divisas total al país de 1.284 millones de dólares.

En tanto, el crecimiento de las exportaciones no fue en desmedro del consumo interno: durante 2015, los argentinos consumieron 59,4 kg per cápita, mientras en 2017, 58,55 kg por lo que se mantuvo prácticamente al mismo nivel el consumo de carne por habitante.