Incertidumbre. Esta es la palabra que se escucha en el mercado granario. La llegada nuevamente de las retenciones paralizó las ventas de soja que ya venían a cuentagotas. Con productores alejados de los recintos, los exportadores también prefirieron esperar a que se acomoden a partir de letra chica de la resolución publicada ayer.

"En la jornada de hoy (por ayer), no se registraron ofertas de compra por la oleaginosa en el mercado local", afirmó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), mostrando lo que sucedió el martes en una plaza que no digiere las nuevas medidas.

Hay 8 millones de toneladas de la oleaginosa que no tienen precio valuadas en u$s3.000 M

La falta de información de cómo va a impactar en el negocio hizo que Cargill, por ejemplo, directamente no saliera ayer a ofrecer precio por la soja para ningún tipo de mercado. Otras, como Oleaginosa Moreno o Vicentín, pagaban $9.000 por la tonelada. Pero del otro lado del mostrador no encontraron respuesta a partir de un productor que se muestra cauto, señalaron diversos operadores consultados.

Para colmo de males, el valor de la soja no para de caer en dólares y más aún en la posición mayo 2019. En los primeros días de agosto el commoditie cotizaba a u$s285 la tonelada mientras que ayer cerró en u$s238. La caída es del 16,5 por ciento.

Hoy se estima que restan por venderse 8 millones de toneladas que están manos del productor y otro resto en poder de los exportadores en lo que se conoce como precio a fijar.

Por lo pronto el campo sabe que puede esperar a entregar su mercadería. No hay señales de que el dólar baje, lo que significa que pagará una menor retención siempre y cuando se mantenga los $4. Si bien nada indica que pueda modificarse, el mercado descuenta que puede darse el salto a los $6.

Un temor que se escuchó en la plaza ayer es sobre la posibilidad de que se toquen los contratos forwards los cuales se saben que ya está cerrados. El rumor se basaba en la posibilidad de que el Gobierno lo hiciera retroactivo para así aplicar las nuevas retenciones.

Desde las entidades, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa siguió mostrando su enojo con el Gobierno al que tildó de "traidor" y reconoció "que hay un sector del campo está evaluando" salir a las rutas".

"Tenemos tamberos, productores de cerdos, economías regionales que están muy mal y productores de soja de Tucumán a quienes le prometieron un plan Belgrano que no llegaron nunca", relató Chiesa.

Se esperaba una reunión de los integrantes de la Mesa de Enlace para esta semana, pero por ahora y sobre fuentes de las entidades, por ahora no está prevista un encuentro luego de la llegada de las retenciones.

Todos los presidentes rurales manifestaron su enojo, pero hoy no indica la llegada de una nueva 125 como paso en el 2008. Muchos explican que el contexto es diferente y que hay que hacer un "gesto" al Gobierno.