La llegada de soja desde el exterior empieza a cubrir el faltante de la materia prima en las fábricas para moler de cara a los próximos meses. Esto produjo el repliegue de la industria en su búsqueda del grano lo que produjo la caída de su valor frenando los negocios en la Bolsas.

Al cierre de esta edición y sobre los datos del portal oficial SIO Granos, se habían comercializado 46.000 toneladas de soja en el día de ayer. Este muestra un retroceso del 25,5% respecto de las ventas del viernes y más de la mitad del promedio de 120 millones operadas en el último mes. El motivo de las mermas es que el jueves pasado las fábricas decidieron retirarse del mercado lo que hizo que el precio de la harina de soja caiga y su efecto se sintió en el poroto que de $7.600 quedó en $7.100 la tonelada.

Fuentes de las exportación señalaron tener sus "números para la molienda en las próximas semanas" a partir de la importación donde se destaca la proveniente de Paraguay que abastece en un 70% las plantas locales.

Desde la corredora Pinelli y Asociados, su director Luciano Pinelli, señaló que se "espera que la oferta se reacomode luego que la soja tocara los $8.000 aunque los exportadores buscaran mantener los actuales precios de $7.100 para volver a comprar".

En la misma línea la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), recalcó que los $7.100 "es un valor que no provocó un gran entusiasmo a la hora de conciliar nuevos negocios".

Vale recordar que aun hay en el campo 10 millones de toneladas sin vender. Además se sigue ofreciendo retener el poroto hasta fin de año lo que genera una diferencia a favor de entre 10 a 15 dólares por tonelada.

Esta semana se dará a conocer los datos de producción de los EE.UU. Un tema a seguir dado que puede incidir en los valores de la oleaginosa que viene en baja.