Las constructoras advierten que el Gobierno acumula una deuda con el sector por atraso en los pagos en torno a los $50.000 millones y agitan el fantasma de unos 200.000 despidos entre puestos registrados e informales si no se regulariza la situación.

Fuentes del rubro señalaron a BAE Negocios que al mismo tiempo los empresarios negocian a contrarreloj para lograr presentar una lista de unidad de cara a la elección de autoridades en la Cámara, mientras que incluso se habla de postergar los comicios hasta marzo.

De acuerdo a la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), hasta octubre el Gobierno había devengado solamente el 38,1% de la inversión real directa prevista en la ley de leyes, ya que hasta el mes pasado se llevaban desembolsados $68.000 millones. En el texto original, el monto destinado a esa partida llegaba a apenas $87.000 millones, pero con la última modificación por decreto que reasignó recursos y giros por montos millonarios, se amplió casi 91% a $179.000 millones.

"Esto explica el bajo nivel de ejecución registrado a finales de octubre", consideró la OPC, que destaca que el refuerzo "se concentra en infraestructura de obras de transporte y en la construcción y mantenimiento de rutas en el marco del plan vial federal".

Esta ampliación de los fondos para hacer frente a las obras deja entrever que el Gobierno tuvo que incrementar los recursos para el sector ante la insuficiencia de lo que figuraba en el Presupuesto.

En ese sentido, el propio titular de la Cámara del sector (Camarco), Julio Crivelli, había denunciado en una conferencia de prensa que el Ejecutivo "tiene hoy muchas obras paralizadas y atrasadas, como consecuencia de demora en los pagos de seis a siete meses, especialmente en el sector de la obra pública".

A un mes de que finalice el mandato de Mauricio Macri, la entidad pidió declarar al rubro "en emergencia.

La pérdida de puestos de trabajo llega a unos 40.000 desde que se inició la crisis pero, al tratarse de una actividad con un fuerte componente informal, se estima que hay otros 40.000 despedidos no registrados. Así, si no se revierte la crítica situación actual los empresarios creen que podría estirarse a unos 100.000 solamente en el segmento que está en blanco, a los que habría que sumar otro tanto no registrado.

En tanto, las negociaciones para lograr una lista de consenso para las elecciones siguen al rojo vivo. "Están discutiendo y negociando las partes. Las conversaciones van a continuar", confiaron desde el sector a este medio.

Otras fuentes consultadas dieron por hecho que los comicios se postergarán para marzo "para asegurar la unidad" y que se irán incorporando consejeros de diversas empresas y una mesa en donde recaerá el diálogo con el Gobierno entrante, conformada por los dirigentes históricos de la entidad.

Más notas de

Ignacio Ostera

La oposición reclama reperfilar deudas provinciales con Nación por $160.000 M

Negri pidió vía libre para los mandatarios

La industria manufacturera perdió casi un quinto de su producción desde 2011

El ministro Kulfas apuesta a recuperar el tejido del sector

Las ventas en supermercados retrocedieron 2,3%

El consumo acumuló un retroceso de 10% desde enero

Trenes y buses eléctricos, prioridades en Transporte

Avanzan pruebas piloto para extender los horarios

Kulfas prometió a la UIA créditos para producir y prefinanciar la exportación

Acevedo ratificó su alineamiento con el Gobierno

Televisores, alimentación y textiles, los sectores fabriles que crecieron en noviembre

Empresarios plantearán sus preocupaciones al ministro

El BCRA ya emitió el 85% del máximo autorizado para financiar al Tesoro

El Gobierno podría apelar a la transferencia de utilidades

Aceleración y default cruzado apuran negociación por la deuda

El gobernador Kicillof pidió postergar un pago de capital

El déficit fiscal de 2019 alcanzó el 3,9% del PBI

Economía recortó 6% el gasto

El Gobierno achicó en $67.000 millones el déficit 2020

Guzmán logró un ahorro fiscal