El dato de actividad industrial de enero medido por los privados abrió una grieta en el mundo de las consultoras. Es que, de acuerdo a la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), el sector se contrajo 0,6% en su medición interanual luego de haber avanzado 1,8% en 2017. Sin embargo, para el estudio Orlando Ferreres y Asociados el rubro fabril creció 2,8% en el primer mes del año.

“El guarismo del inicio del año se vio sumamente condicionado por la caída en la producción de automóviles y el procesamiento de granos, siendo estos los dos segmentos de mayor preponderancia en el agregado”, agregó la consultora de Ferreres.

Sostuvo que “las perspectivas de los sectores ligados a la construcción son alentadoras, y se espera que la recuperación de la economía brasilera impacte positivamente.

En tanto para Fiel la producción siderúrgica “mostró un buen desempeño” al avanzar 14%, y la producción de minerales no metálicos un 13%.

La industria automotriz registró un marcado retroceso (18,1%) debido a la adecuación de sus líneas de producción a los nuevos modelos, mientras que la refi nación de petróleo continúa en caída interanual.

El reporte de Fiel también precisó que se observó en enero un buen resultado para la faena vacuna y la producción de bebidas.