Los costos del transporte de cargas registraron un aumento del 7,17% en julio, la suba mensual más alta desde marzo de 2016, según un sondeo difundido ayer por la cámara empresarial del sector.

"Esto se ve agravado por el nuevo aumento del combustible de al menos 5%, lo que continúa impactando muy negativamente sobre la ecuación económica de un sector en crisis", indicó la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac). La entidad empresarial aseguró que el incremento "en los últimos doce meses, es superior al 37%, lo que deja sin aire al sector".

Como agravante, el gasoil volvió a aumentar nuevamente en agosto, entre un 5% y un 6%, tras el notorio incremento en julio de 7,7%. Todos estos ajustes repercutirán en al menos 2% en el relevamiento correspondiente a agosto. "Con estas cifras, el costo de transporte terrestre por carretera alcanzará por lo menos un 26,5 % en el año. Ya transcurrido agosto, la inflación del flete cubre casi el 90% de la minorista estimada oficialmente para el 2018 en 30 % y supera por más de 2 puntos la registrada por el sector en 2017 (24%)", explicó la cámara Fadeeac.

El alza de los costos de transportar mercadería por carretera está muy vinculada a la desregulación del mercado de hidrocarburos, que rige desde el 1 de octubre de 2017. "Desde entonces, este suministro fundamental trepó más de un 50%, desde el esquema desregulación-alineamiento de los precios internos del combustible con los internacionales", señaló la entidad.

Asimismo, precisó que "la fuerte devaluación de la moneda, que en sólo tres meses subió casi un 40%, es responsable de las subas. Esto desemboca en mayores niveles de inflación, presiones para el alza de salarios y, por lo tanto, de los costos", consideró la cámara. Desde la cámara Fadeeac analizan pedir una reunión con el Gobierno para estudiar la problemática.