Los costos en el transporte de cargas ascendió al 9 por ciento durante el primer trimestre y advierten que "la competitividad sigue en la cuerda floja”, de acuerdo a un estudio de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). 

“Los precios aumentan y las proyecciones no son muy alentadoras: en el sector, los costos del último trimestre crecieron casi un 9 por ciento”, sostuvo el reporte de la entidad.

Destacó que el alza “de los precios del último mes fue impulsada, según el Indec, por la suba registrada en alimentos y bebidas no alcohólicas, indumentaria y combustibles, entre otros  elementos”. 

“El autotransporte de cargas es parte del proceso que recupera la materia prima de esos objetos y luego traslada los productos terminados, pero no es responsable de la fijación de precios. Al contrario, los empresarios del sector deben soportar el incremento constante de los costos, íntimamente relacionados con las políticas económicas oficiales”, se quejó la Federación.

Según los datos arrojados por el Índice de Costos que mensualmente elabora FADEEAC, en el último año los indicadores que más crecieron son los que están condicionados por decisiones gubernamentales: “los peajes, que acumularon una suba del 42.2% en  2017, los gastos generales, que treparon un 40%, y las patentes y  tasas, con una concentración del 35%. A esto se le suma la presión  fiscal sobre la tarifa fiscal del flete, que ronda el 40%”.

Con estos valores y la inflación en constante aumento, FADEEAC alerta que los costos en alza afectarán cada vez más la competitividad y el crecimiento de un sector fundamental para la economía.